Gijón

Gijón, Asturias
ene28

Gijón está situado a la orilla del Cantábrico, entre el cabo Torres y la punta del Cervigón, y entre la península de Santa Catalina y la bahía de Gijón o de San Lorenzo. El primer asentamiento humano en Gijón data del siglo V a. C., en la Campa Torres, donde los Cilúmigos fundaron el poblado denominado Noega.

Tras la conquista romana surgió la primitiva villa, en el centro de Santa Catalina, en el siglo l a. C. Protegida por la muralla, la puebla medieval fue hacia el puerto y en el siglo XVlll se convierte en la principal capital creciendo marítima en Asturias. A partir de entonces el desarrollo industrial hizo que se constituyera como la ciudad más grande de Asturias.

 

Historia

El impetuoso mar Cantábrico que abraza la ciudad de Gijón ha marcado su historia a lo largo de más de 5000 años.

Mar de la Ruta Vía de la Plata, Gijón conserva vivo su pasado romano a través de las intervenciones realizadas en el Parque arqueológico de la Campa de Torres, uno de los principales poblados fortificados del norte de España (anterior al 490 a.C.) y, sobre todo, en el recuperado complejo termal de Campo Valdés, edificio público que data de finales del s. I d.C.

Durante la Edad Media, se mantiene una ocupación del territorio constatada por las iglesias románicas fechadas en los siglos XII y XIII. La fundación de la Puebla en 1270 implica una expansión urbana que se verá frenada a finales del siglo XIV, cuando Gijón se convierte en escenario de los conflictos de los Trastámara y tiene lugar la destrucción casi total de la ciudad.

En el siglo XVIII, el ilustrado Gaspar Melchor de Jovellanos traza los ejes del desarrollo de Gijón. El proceso de industrialización, a partir de la mitad del siglo XIX, convirtió a la ciudad en el centro industrial de Asturias con el potente Puerto de El Musel, astilleros y abundantes instalaciones fabriles.

La progresiva modernización de la población y las excelentes condiciones naturales de la misma han hecho de Gijón una ciudad que, con un potente sector servicios y una buena oferta cultural y deportiva, atrae un creciente número de visitantes. Gijón se esfuerza en estos comienzos de siglo en conservar su remoto pasado histórico y mostrarlo como ejemplo de su excelencia turística.

¿Qué visitar?

Para conocer Gijón podemos visitar primero los importantes restos arqueológicos hallados en la Campa Torres, su muralla romana y sus termas de Campo Valdés donde descubriremos la forma de vida de sus pobladores en la época romana.

Ya en Gijón monumental, comenzamos la ruta por el barrio de Cimadevilla, donde podremos apreciar la singularidad de muchos de sus edificios; destacan la casa de los Ramírez de Jove (s.XVl), el convento e iglesia de Las Agustinas (s.XV) y la antigua Fábrica de Tabacos. En lo alto del barrio, en el cerro de Santa Catalina, se encuentra el “Elogio del Horizonte” (1989), de Eduardo Chillida. En Campo Valdés esta el palacio Valdés (s.XVll) y la iglesia de San Pedro, asomada al Cantábrico (s.XV) y rehabilitada en 1955. Son de interés las casas de los Valdés Llanos y de los Nava. En la calle Cabrales podemos admirar la torre de los Jove Hevia y la Capilla de San Lorenzo, cuya fachada acusa los efectos de la salinidad.

En la plaza de Jovellanos esta el Museo-Casa Natal de Jovellanos, que evoca la figura del ilustrado y en la Plaza Mayor encontramos el Ayuntamiento, de estilo neoclásico. Cruzando la Plaza Mayor hacia el Puerto Deportivo vemos, a nuestra derecha, el palacio de Revillagigedo y la Colegiata de San Juan, excelentemente rehabilitados. Preside la plaza el monumento a Pelayo. Cercano esta el museo dedicado a Juan Barjola, ubicado en la casa-palacio de los Jove Huergo.

En la calle Jovellanos, de esquina a la plaza del Instituto se sitúa el Real Instituto de Jovellanos, que alberga el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Otros edificios significativos son la Antigua Pescadería y el Mercado del Sur.

En algunas calles de Gijón, como Capua, Cabrales o Corrida quedan bellos ejemplos de edificios surgidos a raíz del despegue industrial de principios del siglo XX, como el edificio Banco Central entre Los Moros y Munuza. No debemos de dejar de visitar la plaza del Instituto, conocida como la plaza del Parchís, y la Plazuela de San Miguel, de trazado elipsoidal.

Por el paseo de la Playa de San Lorenzo llegamos al Puente de El Piles, el Parque Hermanos Castro, el recinto de la Feria Internacional de Muestras de Asturias y el Museo del Pueblo de Asturias. En la otra margen del río, el Estadio de El Molinón y La Plaza de Toros, de estilo neomudéjar. También podemos seguir por el paseo de El Rinconín, magníficamente rehabilitado, hasta la Playa de la Ñora.

En los alrededores de Gijón podemos visitar espacios naturales y conjuntos de arquitectura tradicional en Deva. En Cabueñes, en la antigua Universidad Laboral inaugurada en los cincuenta, que destaca por sus dimensiones (su torre alcanza los 120 metros de altura), se encuentran Laboral ciudad de la Cultura y Laboral Centro de Arte y Creación Industrial. Justo en frente se ubica el Jardín Botánico Atlántico; en la misma parroquia, Cabueñes se puede practicar la recolección de frutos.

El Románico está presente en Ceares y Cenero, donde podemos observar bellos ejemplos de arquitectura medieval en la iglesia de San Andrés de Ceares (s.Xll o Xlll) y San Juan de Cenero. Destacan también las de San Vicente de Caldones, Santa Eulalia de Baldornón, San Juan en Fano y San Miguel en Serín.